05 noviembre, 2011

Te quiero, como una niña pequeña a su peluche preferido.

Y yo que creía que eran mitos, pero va a ser verdad lo de las mariposas en el estómago. Y el amor a primera vista. Y la persona perfecta, no por no tener defectos, sino porque eres capaz de ver mas allá de ellos. Y la venda que te cubre los ojos y deja solo espacio para su mirada. Y la felicidad que te invade al pensar en su sonrisa. ¿Y al oír su nombre? Te sonrojas y te avergüenzas. Y cuando hablas con él, mente en  blanco. Miedo a perderle, ganas de decirle que le quieres, deseos de declarar todo lo que te recorre por dentro. Y cuando lo ves aparecer para estar contigo, aunque haya mas gente, tú solo eres capaz de ver que va iluminando el camino y dejando en la sombra a todo lo demás a su alrededor. Y cuando lo tienes a tu lado y lo único que quieres, es que venga, y te dé un abrazo, el que llevas esperando toda la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario